valla publicitaria con rotulación corpórea en PVC - Rótulos Art Design
La metalistería: Historia y Orígenes
22 agosto, 2017
Ver todos
Marquesinas e impresión de lonas publicitarias en Murcia - Rótulos Art Design

Marquesinas e impresión de lonas publicitarias en Murcia - Rótulos Art Design

Para desvelar el secreto de un buen anuncio debemos ser conscientes de que el formato de publicidad ha cambiado y que los consumidores no buscan ahora lo mismo que hace unos 20 o 30 años. En parte, esto es así porque la tecnología ha avanzado mucho, de hecho, ha avanzado más en este periodo que en toda la historia de la humanidad y la incursión de los diferentes medios telemáticos y los dispositivos móviles, ha fomentado mucho más el uso de la publicidad interactiva. No obstante, esto no significa que la publicidad exterior deba ser ignorada y olvidada, pues tabletas y smartphones aparte, todavía siguen habiendo vallas y rótulos por todos los caminos, carreteras y continúan empapelando las grandes ciudades como para asignarles el lugar que se merecen y hoy descubriremos las principales claves para desarrollar un buen anuncio en publicidad exterior.

El secreto de un buen anuncio, 6 claves básicas

Aunque no existe el formato del anuncio perfecto, puesto que depende en gran parte del nicho de mercado, las tendencias del momento y la audiencia a la que se dirigen, existen una serie de claves, estrategias y parámetros básicos que debemos tener en cuenta para obtener el mayor rendimiento de un anuncio rotulado como los que detallamos a continuación.

Resumir el título en 6 palabras o menos

Menos es más y cuando hablamos de publicidad, esta afirmación adquiere todavía un mayor alcance y en los anuncios rotulados, resulta muy conveniente reducir el contenido a las menos palabras posible, pues debemos de tener en cuenta que la mayoría de rótulos, vallas y pancartas se suelen leer en movimiento.
Conseguir llamar la atención pero sin distracciones

Este segundo punto puede suponer un reto importante para los anunciantes, pues la mayoría de vallas publicitarias están dirigidas a conductores, ciclistas y peatones, por lo cual el tiempo disponible para transmitir el mensaje es limitado y es por ello que el principal objetivo de estas campañas están enfocados a llamar la atención. Pero si se incluyen demasiados elementos distractores podemos terminar por disuadir a nuestros prospectos del objetivo final. Un ejemplo de ello sería la campaña publicitaria del famoso Wonderbra en la década de los 90 protagonizada por Eva Herzigova, cuyo eslogan retaba al público a “mirarla directamente a los ojos” ¿el resultado? Tuvieron que retirar el cartel a causa del incremento de los accidentes de tráfico en los tramos donde estaba expuesto.

No buscar respuesta directa

Este error es muy fácil encontrarlo en muchas vallas y anuncios publicitarios o rotulados que están llenos de direcciones webs, correos electrónicos o números de teléfono y en este punto, debemos de tener en cuenta que una valla publicitaria es un medio secundario para apoyar el branding. Una persona que se fija en este tipo de anuncios difícilmente contactará a través de la web o llamará al número de teléfono expuesto en el cartel. Por el contrario, sí conseguirá recordar la marca si el anuncio ha llamado su atención. Para fidelizar clientes y establecer una comunicación activa con los prospectos, están los blogs, las páginas webs estándares y la publicidad corporativa mediante folletos publicitarios, correo directo e incluso retransmisiones en otros medios como la radio y la televisión.

Ser inteligente e ingenioso, pero no demasiado

El éxito de un buen anuncio se centra básicamente en enfocarlo a un público promedio y esto no quiere decir que haya que dejar la originalidad y la creatividad a un lado, sino enfocarla a un propósito y utilizarla en la justa medida. Pues un anuncio estándar con un formato básico o aburrido terminará por perderse en la memoria junto con los miles que vemos cada día, mientras que un anuncio demasiado inteligente podría replantear demasiadas cuestiones innecesarias que disuada la atención sobre el tema central o el objetivo de interés, pudiendo crear ideas o expectativas equivocadas sobre la marca o el tema sobre el que se fundamenta el anuncio.

Cuanto más mejor

Una valla o rótulo publicitario no tiene porqué ser barato, pero debemos tener en cuenta que se trata de un medio de masas y por lo tanto debe ser apoyado en la medida de lo posible para incrementar su visibilidad conforme al GRP, denominado Gross Rating Point y que se basa en el tráfico, la visibilidad y la localización.

Este ratio se establece sobre una puntuación de entre 1 y 100 puntos y si por ejemplo el ratio es de 50, indicaría que al menos el 50% de la población de la zona estaría viendo la pancarta por lo menos una vez al día, cuanto más elevado sea este ratio, se obtendrán más posibilidades de visualización y por lo tanto de conversiones incrementando la rentabilidad de cada anuncio.

Evitar las repeticiones a toda costa

El espacio publicitario habilitado en una pancarta o un rótulo es limitado y por lo tanto se debe emplear cada centímetro eficientemente. Este formato está enfocado principalmente a la publicidad visual reduciendo al máximo el número de palabras que complementen las imágenes o ilustraciones incluidas. Si se eligen imágenes que no tienen nada que ver con el contenido o la temática del anuncio estaríamos desaprovechando todo su potencial, de igual forma que si se repiten algunos elementos del anuncio malgastando el espacio asignado. En este apartado recobraríamos nuevamente la premisa de menos es más, pero con fundamento.

Comments are closed.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestro servicio y poder realizar un análisis de sus hábitos de navegación. RECHAZO Para más información pinche AQUÍ

ACEPTAR
Aviso de cookies
Call Now Button